Hoy en día se nos vende la idea de que Linux está mucho más avanzado y que ya normalmente ni siquiera se necesita instalar drivers o hacer ningún tipo de retoque para que nuestra distro Linux funcione perfectamente en nuestro ordenador.

Cosa con la que yo no estoy totalmente de acuerdo, después de instalar Fedora, Ubuntu y Opensuse en el mismo PC, ninguno de ellos me detectaba la tarjeta de red wifi, ninguno. Entonces lo que nos toca es buscar los drivers para esa tarjeta y para esa distro.

Yo lo hize de la siguiente manera: abres la terminal y escribes “lspci” sin comillas, entonces nos aparecerá todo el hardware del PC, en mi la tarjeta de red es una broadcom.

Pues bien, después de todo mi esfuerzo solo conseguí incontrar los drivers para OpenSuse, al final, yo que quería quedarme con Fedora 25, y eso hize, no solo no encontré el driver para mi tarjeta de red, sino que encontré el tema cerrado de los foros oficiales de Fedora dónde se llegaba a la conclusión de que no existía un driver para mi tarjeta de red.

Si no encuentras tu driver la única opción que te queda es la que tomé yo, conseguir una nueva tarjeta de red, fuí a Amazon y compré un pendrive wifi, como los llaman y listo. Esto sí asegurate de que es compatible primero. El ASUS USB-N13 es el que compré, en general está pensado para ser compatible con las distintas distros linux.

Actualización: pocos meses después instalé Fedora 28 y ya traía los drivers en los repositorios nonfree de rpm.